Los 10 síntomas más frecuentes de la menopausia

Barbara Dehn, RN, MS, NP, FAANP, NCMP hizo la revisión médica de este documento

Todas las mujeres experimentan la menopausia, pero no todas lo harán de la misma forma. Hablamos con Laurie Jeffers, DNP, codirectora del NYU Langone Health’s Center for Midlife Health and Menopause y miembro del consejo de la salud de la mujer de HealthyWomen y le preguntamos qué podemos esperar exactamente antes, durante y después de la menopausia.

La menopausia tiene tres fases. La primera, la perimenopausia, es el lapso previo a la menopausia cuando los periodos menstruales se vuelven irregulares. Puede empezar hasta 10 años antes de que dejes de tener períodos menstruales. La menopausia se refiere a la fase a la que llegan las mujeres en la cual no han tenido su período por 12 meses completos y esto generalmente ocurre entre las edades de 51 y 52 años. Los años posteriores se clasifican dentro de la fase posmenopáusica. Los síntomas que ocurren durante estas fases son diferentes para cada mujer y pueden afectar muchas partes del cuerpo.

“Los síntomas parecen no tener nada en común, pero lo que tienen en común es el estrógeno. Todas las células corporales reaccionan ante incrementos y reducciones del estrógeno”, dijo la Dra. Jeffers.

La Dra. Jeffers enumeró los 10 síntomas más frecuentes de la menopausia e indicó que todos pueden manejarse o tratarse. Si tienes cualquiera de estas señales, ella recomienda encontrar a un proveedor de servicios médicos (HCP, por sus siglas en inglés) que se especialice en el tratamiento de la menopausia usando recursos tales como la North American Menopause Society.

Los síntomas más frecuentes de la menopausia

  1. Bochornos y sudores nocturnos Hasta 8 de cada 10 mujeres experimentan bochornos y sudores nocturnos durante la perimenopausia. La perimenopausia es la época, usualmente entre los 40 y 50 años, cuando empiezas experimentar cambios hormonales que causan la menopausia. Esta etapa de la vida puede durar hasta 10 años. Los HCP a veces se refieren a los bochornos y a los sudores nocturnos como “síntomas vasomotores (SVM)” y se producen por variaciones de los niveles de estrógeno. Los SVM también pueden producir dificultades para dormir, los cuales representan otro efecto colateral de la menopausia.
  2. Dolor mamario a la palpación. El dolor de las mamas generalmente desaparece después de la perimenopausia, cuando los niveles de estrógeno alcanzan un nivel bajo permanente. Algunas personas pueden haber tenido dolor mamario a la palpación durante el embarazo también y esto se produce por la misma causa: aumentos repentinos y reducciones abruptas de los niveles de estrógeno.
  3. Períodos más abundantes e impredecibles. Tus períodos podrían tener un mayor flujo y volverse difíciles de predecir antes de que dejes de tenerlos permanentemente. Cuando termine la perimenopausia, usualmente a aproximadamente los 51 o 52 años para la mayoría de mujeres, ya no tendrás períodos.
  4. Cambios de estado de ánimo. Mujeres reportan cambios de estado de ánimo durante la perimenopausia. A menudo, estos cambios son parecidos a los SPM. Algunas mujeres experimentan trastornos del estado de ánimo, tales como depresión o ansiedad, después de la menopausia.
  5. Problemas de sueño. Incluso sin bochornos y sudores nocturnos, las fluctuaciones de los niveles de estrógeno pueden interferir con tus patrones naturales de sueño. Los problemas de sueño pueden ser factores contribuyentes de trastornos y cambios de estado de ánimo y también podrían explicar, al menos parcialmente, problemas de la memoria que algunas mujeres experimentan.
  6. Cambio de los patrones de las migrañas. Las fluctuaciones de los niveles de estrógeno pueden causar crisis jaquecosas durante el período anterior y posterior a la menopausia. En contraste, si tuviste crisis jaquecosas antes de que empiece la menopausia, podrías dejar de tenerlas después de la menopausia.
  7. Dolores y molestias. La pérdida de estrógeno puede causar también dolor en las articulaciones. El dolor puede estar presente en todo el cuerpo y tiende a ocurrir después de la menopausia.
  8. Síndrome genitourinario de la menopausia (SGUM) El SGUM se denomina a veces atrofia vaginal y tiende a aparecer lentamente unos años después de la menopausia. Causa sequedad vaginal, problemas de la vejiga y cambios del deseo sexual. Es muy frecuente y puede y debería tratarse. Si no se trata seguirá empeorando durante la posmenopausia.
  9. Pérdida ósea. Los síntomas silenciosos de la pérdida de estrógeno empiezan a acumularse durante los años posteriores a la menopausia. La pérdida ósea u osteoporosis puede causar fracturas. Las fracturas para mujeres de más de 50 años pueden ser debilitantes. Por lo tanto, es importante implementar medidas para evitar pérdidas óseas. Cuando lo recomienden, realiza exámenes de DEXA [Radioabsorciometría de doble energía] para medir tu densidad ósea.
  10. Mayor riesgo de enfermedades cardíacas. Incluso si no tienes síntomas obvios, tu riesgo de enfermedades cardiacas aumenta después de la menopausia. Es importante tener evaluaciones regulares, comer una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente y hacer seguimiento de los niveles de colesterol durante la posmenopausia.

Es crucial recordar, según la Dra. Jeffers, que los síntomas son tratables y que la menopausia puede ser una oportunidad valiosa para hacer seguimiento de tu salud general.

“Al final del proceso de la menopausia es posible tener mejor salud que antes”, dijo la Dra. Jeffers.

Este recurso se preparó con el apoyo de Alora.

Barbara Dehn, RN, MS, NP, FAANP, NCMP hizo la revisión médica de este documento

Todas las mujeres experimentan la menopausia, pero no todas lo harán de la misma forma. Hablamos con Laurie Jeffers, DNP, codirectora del NYU Langone Health’s Center for Midlife Health and Menopause y miembro del consejo de la salud de la mujer de HealthyWomen y le preguntamos qué podemos esperar exactamente antes, durante y después de la menopausia.

La menopausia tiene tres fases. La primera, la perimenopausia, es el lapso previo a la menopausia cuando los periodos menstruales se vuelven irregulares. Puede empezar hasta 10 años antes de que dejes de tener períodos menstruales. La menopausia se refiere a la fase a la que llegan las mujeres en la cual no han tenido su período por 12 meses completos y esto generalmente ocurre entre las edades de 51 y 52 años. Los años posteriores se clasifican dentro de la fase posmenopáusica. Los síntomas que ocurren durante estas fases son diferentes para cada mujer y pueden afectar muchas partes del cuerpo.

“Los síntomas parecen no tener nada en común, pero lo que tienen en común es el estrógeno. Todas las células corporales reaccionan ante incrementos y reducciones del estrógeno”, dijo la Dra. Jeffers.

La Dra. Jeffers enumeró los 10 síntomas más frecuentes de la menopausia e indicó que todos pueden manejarse o tratarse. Si tienes cualquiera de estas señales, ella recomienda encontrar a un proveedor de servicios médicos (HCP, por sus siglas en inglés) que se especialice en el tratamiento de la menopausia usando recursos tales como la North American Menopause Society.

Los síntomas más frecuentes de la menopausia

  1. Bochornos y sudores nocturnos Hasta 8 de cada 10 mujeres experimentan bochornos y sudores nocturnos durante la perimenopausia. La perimenopausia es la época, usualmente entre los 40 y 50 años, cuando empiezas experimentar cambios hormonales que causan la menopausia. Esta etapa de la vida puede durar hasta 10 años. Los HCP a veces se refieren a los bochornos y a los sudores nocturnos como “síntomas vasomotores (SVM)” y se producen por variaciones de los niveles de estrógeno. Los SVM también pueden producir dificultades para dormir, los cuales representan otro efecto colateral de la menopausia.
  2. Dolor mamario a la palpación. El dolor de las mamas generalmente desaparece después de la perimenopausia, cuando los niveles de estrógeno alcanzan un nivel bajo permanente. Algunas personas pueden haber tenido dolor mamario a la palpación durante el embarazo también y esto se produce por la misma causa: aumentos repentinos y reducciones abruptas de los niveles de estrógeno.
  3. Períodos más abundantes e impredecibles. Tus períodos podrían tener un mayor flujo y volverse difíciles de predecir antes de que dejes de tenerlos permanentemente. Cuando termine la perimenopausia, usualmente a aproximadamente los 51 o 52 años para la mayoría de mujeres, ya no tendrás períodos.
  4. Cambios de estado de ánimo. Mujeres reportan cambios de estado de ánimo durante la perimenopausia. A menudo, estos cambios son parecidos a los SPM. Algunas mujeres experimentan trastornos del estado de ánimo, tales como depresión o ansiedad, después de la menopausia.
  5. Problemas de sueño. Incluso sin bochornos y sudores nocturnos, las fluctuaciones de los niveles de estrógeno pueden interferir con tus patrones naturales de sueño. Los problemas de sueño pueden ser factores contribuyentes de trastornos y cambios de estado de ánimo y también podrían explicar, al menos parcialmente, problemas de la memoria que algunas mujeres experimentan.
  6. Cambio de los patrones de las migrañas. Las fluctuaciones de los niveles de estrógeno pueden causar crisis jaquecosas durante el período anterior y posterior a la menopausia. En contraste, si tuviste crisis jaquecosas antes de que empiece la menopausia, podrías dejar de tenerlas después de la menopausia.
  7. Dolores y molestias. La pérdida de estrógeno puede causar también dolor en las articulaciones. El dolor puede estar presente en todo el cuerpo y tiende a ocurrir después de la menopausia.
  8. Síndrome genitourinario de la menopausia (SGUM) El SGUM se denomina a veces atrofia vaginal y tiende a aparecer lentamente unos años después de la menopausia. Causa sequedad vaginal, problemas de la vejiga y cambios del deseo sexual. Es muy frecuente y puede y debería tratarse. Si no se trata seguirá empeorando durante la posmenopausia.
  9. Pérdida ósea. Los síntomas silenciosos de la pérdida de estrógeno empiezan a acumularse durante los años posteriores a la menopausia. La pérdida ósea u osteoporosis puede causar fracturas. Las fracturas para mujeres de más de 50 años pueden ser debilitantes. Por lo tanto, es importante implementar medidas para evitar pérdidas óseas. Cuando lo recomienden, realiza exámenes de DEXA [Radioabsorciometría de doble energía] para medir tu densidad ósea.
  10. Mayor riesgo de enfermedades cardíacas. Incluso si no tienes síntomas obvios, tu riesgo de enfermedades cardiacas aumenta después de la menopausia. Es importante tener evaluaciones regulares, comer una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente y hacer seguimiento de los niveles de colesterol durante la posmenopausia.

Es crucial recordar, según la Dra. Jeffers, que los síntomas son tratables y que la menopausia puede ser una oportunidad valiosa para hacer seguimiento de tu salud general.

“Al final del proceso de la menopausia es posible tener mejor salud que antes”, dijo la Dra. Jeffers.

Este recurso se preparó con el apoyo de Alora.